10 de octubre de 2007

La leyenda de las cinco águilas blancas

Hola Lectores:

Si queréis publicar algo en mí blog para que lo vean los demás, enviármelo al e-mail: alberto.zambade@hotmail.com y en breve será publicado.

Saludos del Dardo
-------------------------------------------------
Hoy os traigo una leyenda típica de las tierras de Venezuela, animada por Celeste, una de mis mejores lectoras, la cual me invitó a meterme de lleno en las leyendas tradicionales de su hermoso país, para conocer un poco más su cultura ancestral la cual ha sabido pervivir con el paso del tiempo.

Quiero, pues, dedicársela a ella personalmente y también agradeceros a todos / as el calor que le dáis a mi pequeño ricón de leyendas, historias, mitos y relatos, porque sin vuestros comentarios este pequeño mundo caería en el olvido de todos.

Por Celeste y por ustedes, disfrútenla...
------------------------------------------------
Las cinco águilas blancas

Según la tradición de los Mirripuyes , fue Caribay la primera mujer. Era hija del ardiente Zuhé (el Sol) y la pálida Chía (la Luna). Era considerada como el genio de los bosques aromáticos. Imitaba el canto de los pájaros y jugaba con las flores y los árboles. Una vez Caribay vio volar por el cielo cinco águilas blancas y se enamoró de sus hermosas plumas. Fue entonces tras ellas, atravesando valles y montañas, siguiendo siempre las sombras que las aves dibujaban en el suelo. Llegó al fin a la cima de un risco desde el cual vio como las águilas se perdían en las alturas. Caribay se entristeció e invocó a Chía y al poco tiempo pudo ver otra vez a las cinco hermosas águilas. Mientras las águilas descendían a las sierras, Caribay cantaba dulcemente. Cada una de estas aves descendieron sobre un risco y se quedaron inmóviles. Caribay quería adornarse con esas plumas tan raras y espléndidas y corrió hacia ellas para arrancárselas, pero un frío glacial entumeció sus manos, las águilas estaban congeladas, convertidas en cinco masas enormes de hielo. Entonces Caribay huyó aterrorizada. Poco después la Luna se oscureció y las cinco águilas despertaron furiosas y sacudieron sus alas y la montaña toda se engalanó con su plumaje blanco. Éste es el origen de las sierras nevadas de Mérida. Las cinco águilas blancas simbolizan los cinco elevados riscos siempre cubiertos de nieve. Las grandes y tempestuosas nevadas son el furiosos despertar de las águilas, y el silbido del viento es el cano triste y dulce de Caribay.

(leyenda Venezolana)
Rescatada del blog: Leyendas Paganas

Alberto Zambade
Todos los derechos reservados Copyright 2007

10 comentarios:

Celeste dijo...

Qué maravillosa sorpresa Dardo!!!

Estoy tan emocionada!

Gracias!

No sólo por las hermosas palabras que me has dedicado, sino por sobre todo, por haber rescatado esta leyenda maravillosa que me emociona y me gusta tanto. Por ser leyenda a pasado boca en boca a través del tiempo. Hay muchas versiones de ella, pero todas apegadas a la esencia de Caribay, Chía, Zuhé y las Cinco Águilas Blancas. Una de las más hermosas, por la riqueza lírica de su descripción es la del autor Tulio Febres Cordero.

Hoy en día, el canto de Caribay es más lastimero. Por efecto del calentamiento global, se nos mueren nuestras águilas. Dos de los picos nevados de la Sierra Merideña, ya no conservan el plumaje de las águilas que alguna vez se posaron en ellos. Hoy en día dos de esas águilas han volado nuevamente al cielo gracias al irrespeto de los hombres hacia la majestuosidad de la naturaleza. Las tres que nos quedan, reposan inermes. Pocas veces sacuden ya su plumaje y cada vez con menos fuerza. Parece que murieran lentamente. Me aterra pensar qué pasará con ellas... e imagino la desazón de Caribay.

Gracias Pequeño Dardo... en nombre de mi tierra... Gracias!!!

Beso celeste.

mar dijo...

Que bonita leyenda...como todas las que nos traes, me gusto la metafora de las alas blancas simbolizando la nieve.
Un besito.Mar

Azul dijo...

Una hermosa leyenda, un gesto lleno de cariño...una delicia leerte.

Bikos.

Helena dijo...

Alberto, ya estoy de vuelta y qué alegría da reencontrarse con los amigos. Alegría aumentada si además, te tienen preparados regalos como los que tú me has hecho... Te estoy muy, muy agradecida, y ya los luzco en mi vitrina. :)

Preciosa leyenda de ésta "Reina de las montañas nevadas". Es importante que las leyendas no caigan en el olvido, y tú contribuyes a que eso no suceda.

Besos.

Jenipher ® dijo...

hermosa leyenda... me ha encantado... imaginándome la nieve... tan blanca como la de mi Cordillera de Los Andes.......


te felicito... y un beso a Celeste!

Darilea dijo...

Que bonita leyenda Dardo, y pensar que el hombre que tanto se enamora de lo hermoso, es el principal culpable de que historias como estas den por cierre un triste final.
(Me refiero al comentario de Celeste, al desaparecer ya dos de sus picos)
Besitos siempre es un placer llegar hasta aqui.

Anónimo dijo...

Te saludamos, viajero y esperanzador de leyendas perdidas.
Gracias por rescatar nuestro recuerdo. Gracias porque eres un sol que nos ilumina con tus palabras cada día.

Con cariño desde:

A C U E MAHATMA GANDHI
Colégio Público "La Candelaria"
Venezuela.

Ana R dijo...

La desconocia por completo.Que riqueza, que hermosura, que belleza...Me ha encantado.Gracias a Celeste por darla a conocer y a tí por publicarla.

Preciosa.

Un abrazo

Visnja Roje dijo...

muy hermosa,como todas las leyendas,como me gustaria que no solo fueran leyenda , y que solo una, una sola fuera verdad, que pasaria, ¿la vida tendría otro matiz?,Gracias Celeste y PARECE QUE ES UN EQUIPO QUe SE ARMA.
Dardo,en el Tatio me apuné , que crees que me pasará en Ghungara, ?está a 4517 mts de altura

te dejo un beso

Visnja

ALAS por Perú dijo...

Se te sigue y se te quiere D. Alberto Zambade, es usted muy grande.