27 de abril de 2007

Hoy os contaré algo…Relato de Roberto J.M

Hola Lectores:

Si queréis publicar algo en mí blog para que lo vean los demás, enviármelo al e-mail: alberto.zambade@hotmail.com y en breve será publicado.

Saludos del Dardo

Hoy os contaré algo…

Hace unos días recibí en mi correo un texto conmovedor de uno de mis más fieles lectores y hoy he querido compartir esa maravillosa y trágica historia con todos ustedes, no sólo porque me apetece que ustedes descubran a otras personas que permanecen ocultas en nuestra vida por alguna característica, sino también porque el autor del texto ha querido personalmente compartirlo con todos, con lo cual es para mi un honor exponerlo en mi blog para que ustedes lo disfruten. Va por ti Roberto. Dice así:

-----------------------------------------------------------------------------------------------


Y se fue. Se fue sin más, sin dar explicaciones. Se fue un día para no volver y por un momento creí que la vida ya no tenía sentido. Se fue y me dejó solo entre tinieblas. Fue muy duro rehacer mi vida, enfrentarme a aquella soledad y salir adelante con el apoyo que me brindaban los médicos, los amigos y mi familia. Fue un tremendo golpe emocional para mí. Tan traumático, que después de quince años lo recuerdo aún como si hubiera pasado ayer y aún me estremezco. El primer año me lo tomé de adaptación. No sabía qué hacer para sentirme feliz. La vida me había puesto a prueba y con el paso del tiempo sé que he ganado la batalla. Y aunque nadie me lo reconozca, lo sé porque ahora no me siento distinto ante los demás. Soy uno más porque la sociedad me ha acogido como un hermano. Me ha aportado cariño y me ha enseñado a recuperar la ilusión por vivir, las ganas de seguir luchando y de volver a disfrutar de la vida como antes. Es mi pasado y el pasado, pasado está. Ahora sé que lo que me ha ocurrido, le puede ocurrir a cualquiera. Ahora sé que no existen los límites, sólo los que uno se impone en su caminar. Antes me consideraba un pobre chico ciego y ahora me considero uno más entre todos ustedes. Ahora veo el mundo de otra forma, con muchos colores y sombras, con un brillo diferente. Veo a gente que sonríe y que camina feliz por el mundo con lo poco que tiene para vivir. Ahora veo las nubes de color verde claras que navegan en un cielo azul rosado, con un sol radiante, que las templa antes de caer la tarde, al que puedo mirar de frente porque no me molesta. Ahora que estaréis leyendo este texto que envié a mi compañero Alberto Zambade por e-mail, estoy lleno de alegría. Pues no sólo comparto estas letras con ustedes o este texto que da muestra de la valentía con la que me enfrenté a la dura realidad. El texto es mucho más, porque también es un trozo de mi corazón y de mi vida que hoy se queda con ustedes. Gracias por haberme dejado compartir este sentimiento con tu público y enhorabuena por la labor que cumples Alberto. Simplemente, gracias a todos y a todas por compartir conmigo este recuerdo y este momento tan especial.

Sean felices, siempre.

Texto Original: Roberto J. M, (ciego y estudiante de Filosofía)
-----------------------------------------------------------------------------------------------
Gracias a ti Roberto por darnos a conocer tus sentimientos más profundos. Los años nos enseñan muchas cosas que los días no saben nunca, dijo Émerson. Y es que el valor que has demostrado para enfrentarte a tu problema de ceguera nunca es mayor que cuando surge la última necesidad, la necesidad de seguir viviendo y la de seguir adelante. Mucho ánimo y mucha fuerza.

Que pasen un buen fin de semana

Alberto Zambade

Todos los derechos reservados Copyright 2007

2 comentarios:

lisa dijo...

me ha conmovido bastante, sabes mi hermano ve verde por el ojo derecho, van tres operaciones y esperamos que por lo menos lo conserve...

GERARDO dijo...

Bonita histria que nos das con tu referencia de Roberto en tu tribuna.
Te dejo un regalo:

Soy eterea, callada y escondida
soy un cofre que alberga noche y día,
soy tu almohada, tus nocturnos y tus algarabías.

Voy contigo de la mano por caminos de flores y de espinas
por los caminos del llanto, de la risa y el quebranto,
Soy un suspiro en la brisa de amaneceres radiantes y
Soy ruda, amarga y estresante, melancolica, pensante.

Soy un río para que tú me navegues con tus velas y tus ansias
con tu fuerza, tu coraje y tu costancia; soy esponja de amores y dolores
cuando buscas horizontes, cuando buscas ternura o escuchas cantos de silsontes.

Soy viajera, sedienta de raíces.
soy éfimera y quimera, soy nostalgia que cura cicatrices,
Soy arena de mar en sal disuelta
soy historia de huracanes, de vientos y de brisas, de perfumes que fueron en la siesta
y perfumes que arrancan tu sorisa.

Soy pañuelo para empapar tus lágrimas
Soy confusa, me empaño y me estravío escuchando de ti los sueños rotos...
Soy el Alma....de ti y de los otros.
Os devuelvo los besos