15 de junio de 2007

La Leyenda de los Faunos

Hola Lectores:

Si queréis publicar algo en mí blog para que lo vean los demás, enviármelo al e-mail: alberto.zambade@hotmail.com y en breve será publicado.

Saludos del Dardo

Hoy os hablaré de los Faunos. Son todo un mito que al igual que la Leyenda del Fénix estos también han sobrevivido al paso del tiempo.

Disfruten de la leyenda...

La Leyenda de los Faunos

Los Faunos (en latín., fauni) eran, entre la gente latina, unas divinidades menores campestres que vivían en los bosques y protegían a los rebaños. Se les suponía buenos de corazón (de hecho su nombre se crea del verbo fauere, que significa favorecer), pero el hecho de verlos provocaba la muerte. Según la Leyenda y el Mito más generalizado, se les consideraba producto de la “multiplicación” de un dios más antiguo llamado Fauno (en latín., Faunus), análogo al dios Pan de los arcadios, y que como este era el protector de rebaños y pastores. Por otra parte se veía en él al introductor de emigrantes arcadios en el Lacio, atribución que implica ya una cierta “historización” de la figura mítica, cuyo carácter divino se irá difuminando con el tiempo hasta pasar a ser considerado como el primer rey del Lacio. Sería entonces cuando, en cierto modo, habría “estallado”, dando lugar a una multitud de pequeños dioses que llevan su mismo nombre. Según la lengua de la época decir a alguien que era Faunesco era porque aquel hombre o mujer presentaban rasgos claramente animalescos o su comportamiento era muy salvaje como los Faunos. En la actualidad no existen. Pero hay otros personajes que para la gente antigua siguen considerándose Faunos, aunque a veces se les llame con otro nombre. Los ermitaños de los montes son los Faunos de antaño, con la diferencia de que estos no matan, sólo pueden provocan mala suerte con su mirada. Aunque en el rincón del Pequeño Dardo se permite imaginar todo. ¿Quién me dice que ya no hay Faunos que cuidan los bosques y las praderas si nadie les ha logrado ver? Seguro que aún siguen ahí…La imaginación no entiende de límites y barreras.

Soñar con cosas mágicas e increíbles es un placer que conservo desde niño…
Hasta pronto lectores, buen fin de semana...


Alberto Zambade
Todos los Derechos Reservados Copyright 2007

No dejéis de visitar los blogs de Cultura

2 comentarios:

Ana R dijo...

Son mis predilectos, los faunos.De niña me pasé eternidades( o eso me parecia) buscando alguno...Ahora, algunas veces, me cuesta domar la tentación de seguír buscando.

Un abrazo

EL HIPPIE VIEJO dijo...

ME GUSTÓ

UN ABRAZO

ADAL