29 de junio de 2006

La leyenda histórica de la Santa Inquisición en Alcantarilla (Murcia)

Hola Lectores:

Si queréis publicar algo en mi blog para que lo vean los demás, enviármelo al e-mail: alberto.zambade@hotmail.com y en breve será publicado.

Saludos del Dardo

Hoy os presento una nueva leyenda que forma parte de la trágica historia de España de los siglos VXII y XVIII. La he montado con la información que me ha enviado a través del correo electrónico María Soto, y a ella va dedicada esta leyenda y a todos los murcianos va dedicado este reportaje.

La leyenda histórica de la Santa Inquisición y sus reuniones en Alcantarilla (Murcia)
Escrito por: José Riquelme y María Soto.

El Tribunal de la Santa Inquisición se reunía en Alcantarilla (Murcia) en la Casa del Santo Oficio, Casa de las Cayitas o Casa de la Inquisición (tiene tres denominaciones en la actualidad), muestra de la arquitectura de los s. XVII y XVIII. Era uno de los tribunales inquisidores que existían en España.

La Casa de las Cayitas
Aquí se congregaban para celebrar los juicios sumarísimos de la España inquisitorial a prostitutas, homosexuales, brujas... por eso a la localidad de Alcantarilla, se la conoce con el sobrenombre de "pueblo de las brujas", ya que, por aquella época, abundaban en esta plaza.
En dicha casa, o caserón, ahora rehabilitado y convertido en Biblioteca Pública Municipal, aún se conservan las mazmorras donde se encerraba a los condenados, a la espera de la celebración del juicio sumarísimo, para posteriormente trasladarlos, en carros, hasta Toledo, a fin de ejecutarlos en la hoguera o al garrote vil.
Las mazmorras están en el subsuelo y sus ventanitas a la altura de los ojos a ras del suelo. Resulta estremecedor, asomarse desde dentro hacia afuera.
La ventana inferior corresponde a una de las mazmorras

La ventana desde el interior



Una de las mazmorras durante su rehabilitación
La mazmorra rehabilitada y convertida en
sala de reuniones
En el siglo XVIII, según Gonzalo Anes, "la Cédula de 13 de febrero de 1.745 es motivada por la noticia llegada al Consejo de Castilla, de que los inquisidores de la ciudad de Murcia, habían entablado una disputa con el Obispo, con motivo de que el comisario y familiares de la Inquisición de la villa de Alcantarilla habían pretendido, en la iglesia parroquial de San Pedro Apóstol, un banquillo privativo y en lugar preeminente a los demás vecinos, la disputa la habían resuelto los mismos inquisidores, y había impuesto censuras y otras penas. Ante tal abuso el rey negó la pretendida preeminencia de asiento y previno al Consejo de la Inquisición que sus ministros delegados en los tribunales de fuera procediesen en lo sucesivo con la debida moderación, absteniéndose de dar principio a semejantes litigios con censuras, prisiones y multas".
El Santo Tribunal fue suprimido durante el reinado de Fernando VII en el siglo XIX y, como referencia de la existencia de este tribunal de la sangre, se encuentra una inscripción en el pie de una pila de mármol de la parroquia de San Pedro Apóstol en la que se advierte la presencia de D. Ginés de Saavedra Pacheco, Comisario del Santo Oficio de la Inquisición, quien diera por su devoción esta pila de agua. La inscripción dice así: "el doctor D. Ginés de Saavedra y Pacheco, comisario del Santo Oficio de la Inquisición, Capellán Mayor de las galeras de España dio por sus devociones esta pila de agua bendita a esta parroquia de la villa de Alcantarilla. Génova año 1.723."
El Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición fue instituido en España por bula del Papa Sixto IV, el 1 de noviembre de 1478, a petición de los Reyes Católicos, como medio para combatir el peligro de los judeoconversos que hacían peligrar su política de unidad religiosa, al margen de otras posibles motivaciones socioeconómicas.
Cierto es que el gran número de estos judeoconversos había concentrado en sus manos un gran poder, tanto intelectual como económico y político, y eran mirados con recelo, cuando no con auténtico odio o envidia, tanto por las clases elevadas, como por los más humildes plebeyos.
Era el vocabulario utilizado en aquella época y, entre otras, eran comunes las siguientes palabras: hacienda inquisitorial, confiscaciones, canonjías, varas de alguaciles, juros, inquisidores, fiscales, notarios, masonería, sacrilegios, clero pecador, irreverencias, blasfemias, etc...
La monogamia es característica del cristianismo y el matrimonio indisoluble. En las Cortes de Segovia de 1532, fue solicitado que la infracción se considerase como delito capital, lo que fue rehusado, aunque se concedió la confiscación de la mitad de los bienes del reo. En 1584 las Cortes de Valladolid sustituyeron la pena de galeras por la de 10 años de destierro.
También es probable que los inquisidores vieran en este delito connotaciones con la poligamia musulmana, lo que hizo que en sus primeros momentos fueran muy duros con los bígamos.
A partir de 1573, y por ordenes de la Suprema, cuando los tribunales moderaron su rigor, no pudiendo ser detenidos los bígamos, más que en el caso de que se probase totalmente su primer matrimonio, el número de acusados desciende en casi todos los Tribunales y a mediados del siglo XVIII casi no existen.
Las mujeres recibían 100 azotes y ser condenadas a 3 años de reclusión.
Son 254 los procesos incoados por este delito por el Tribunal de Murcia, de los que tan sólo 49 corresponden a mujeres. Es de advertir que al contrario de otros Tribunales el número de causas no sólo no desciende durante el siglo XVIII, sino que, por el contrario, aumenta, ya que de 83 en el siglo XVII pasan a 99 en esa centuria.
Son muchas las personas procesadas por la simple fornicación, aunque, por definición, ésta no puede, en modo alguno, ser considerada como un pecado. En realidad, el perseguir este tipo de delito consistió en una arbitrariedad de la Inquisición, quizá por confundirlo con lo que para ella era algo típicamente musulmán.
Fue a partir de mediados del siglo XVI cuando se empezó a atacar duramente a quienes profesaban estas prácticas, siendo el proceso más antiguo el celebrado en Sevilla en 1559. Ese mismo año salieron en auto de fe doce reos.
Desde el primer momento, a este "pecado" se le añadió la sospecha de herejía. De todas formas, que su extinción era prácticamente imposible es reconocido por la propia Suprema cuando, el 23 de noviembre de 1573, indica que los casos son muchos en todos los Tribunales y que, hasta el momento, se han conseguido muy pocos progresos.
Todas estas personas recibían un castigo de “200 azotes y 2 años de cárcel”.
En realidad, la inmensa mayoría de los procesados opinaban simplemente que hacer el amor con una mujer, siempre que ella consintiera y pagándoselo, no podía ser considerado pecado, lo dijese quien lo dijese, ya que, como decía el labrador murciano Francisco Manresa, "los hombres tienen que irse con mujeres, no con burras". Asimismo, es frecuente la idea de que si el hombre no está bien con su mujer, como no puede separarse de ella, al menos le es lícito irse a pasar el rato con otra.
Al otro extremo de la fornicación heterosexual se encuentra la homosexualidad, que, sin embargo, suele ser bastante rara en aquella época. En gran parte de la legislación secular era castigada con la hoguera. Sin embargo, en 1179, el Concilio de Letrán prescribió contra los clérigos reclusión en un convento de degradación. Por estas mismas fechas, los sodomitas eran castigados en España con lapidación y castración, pero los Reyes Católicos volvieron a encender las hogueras para ellos.
Al menos desde principio del siglo XVI, la Inquisición entendió de este delito, pues la de Sevilla, en 1506, procesó a varias personas y, al parecer, nada menos que 12 fueron quemadas. En un Breve de Clemente VII, de 24 de febrero de 1524, se ordena que estas causas sólo pueden ser conocidas por los Tribunales de Aragón, Cataluña y Valencia.
En definitiva, vemos que de los 117 procesos habidos por este delito, 100 son hombres y 17 mujeres, lo que indica que casi todos los procesados eran varones, siendo un caso raro entre mujeres, como ocurre en casi todos los demás tribunales.
Gracias al Dardo por su colaboración.

Publicado por: El pequeño Dardo (Alberto Zambade)

2 comentarios:

felicidadfelicidad dijo...

HALAAAAA¡¡que sorpresa¡¡muchas gracias¡¡ bueno las cosas han cambiado mucho¡¡ hay una nueva ALcantarilla muy tolerante y con los mismos machistas que en toda España...esperemos q se extingan..
UN BESO DARDO...ME HAS HECHO SONREIR

ojitos azulesss :) dijo...

graciiiasss me has aydado a acerr un trabajo mee as salbado la vidad
graciassss!!! :D...................... *_*



bassiiitossss!!!!!!!!!!!!!!!!!!!