1 de julio de 2007

La leyenda del Encantandor de las Cumbres

Hola Lectores:

Si queréis publicar algo en mí blog para que lo vean los demás, enviármelo al e-mail: alberto.zambade@hotmail.com y en breve será publicado.

Saludos del Dardo

** Al igual que se asegura que muchos exploradores del Polo Norte quedaron sobrecogidos por lo que llegaron a entrever entre los jirones incandescentes de luz cromada de la Aurora Boreal, puerta de una nueva dimensión, frontera de un mundo imaginario, intersección de un insondable plano de existencia, de la misma manera, hemos encontrado en antiguos manuscritos reveladores testimonios sobre la ubicación de un nexo con el mundo mágico muy cerca de donde hoy transcribimos lo que sigue.**

Así comienza esta una nueva leyenda que os presento a continuación. Es una típica leyenda de las tierras de España, mi tierra. Precisamente de Aragón. Su autor el escritor y compañero Chema Gutiérrez. Disfrútenla...
La Leyenda del Encantandor de las Cumbres
Fue Atland un personaje misterioso, ser de otro mundo que en su apariencia humana adoptaba la humilde figura de un barbado anciano. Para los primitivos habitantes pirenáicos que habitaron su tiempo, Atland, loco o mago, arrastraba su mísera existencia hundido en una pequeña cabaña construida con sus manos, más parecidas a raices leñosas que humanas, a base de piedra sin cantera y troncos enteros de abeto. "El Viejo de las Cumbres", le llamaban, y en los poblados de las montañas, el Viejo se convertía en protagonista de historias y chismes inventados por los lugareños con el fin de entretener la mente y hacer más breves los rigores del crudo invierno. Fue Atland en la imaginación de las gentes un soldado renegado de las guerrillas combatientes contra los invasores del Imperio Romano, que para alcanzar la vergonzosa libertad hubo de segar el cuello al cabecilla del grupo y huyó a esconderse a las faldas del ya entonces llamado Monte Perdido, sobre el que también se decía que era tal su lejanía debido a un extraño encantamiento que le permitía, a la montaña, cambiar de lugar entre las demás cimas de la cordillera. Por supuesto, Atland se ganó entonces la fama de Encantador de las Montañas. Verdad o no, lo cierto es que Atland, personaje que también ha llegado hasta nosotros con el nombre de Asland, escondía más de lo que enseñaba.

EL PALACIO MAGICO DE MONTE PERDIDO

Atland tenía una misión sobre la tierra: los dioses, su familia, le habían encomendado la construcción mediante las artes mágicas, de un lugar maravilloso que sirviera de morada-puente entre los hijos de la tierra y los hijos del misterio. El venerable encantandor, el más sabio de entre los primeros pobladores de las brumas que cubrieron las montañas en su génesis, se puso a trabajar con todas sus fuerzas. Reunió todos los elementos conocidos. Para empezar, los primordiales: aire, fuego, tierra y agua. Después, los esenciales: humo, viento, roca y lluvia. Por último, los espirituales: palabra, lágrima, pétalo y música. Hilos de luz de sol y de luna le sirvieron para tejer el hechizo. Por fin, tras muchos siglos de empeño, el Palacio estuvo construido.Sobre las nubes que permanecen eternamente cubriendo la cima del Monte llamado Perdido, en uno de los macizos montañosos más antiguos del planeta Tierra, se alza desde entonces un maravilloso palacio que sólo algunos elegidos con el don de la Segunda Vista han podido contemplar. Ninguna boca humana ha podido pronunciar las palabras que lo describirían, ni ninguna mano de artista ha podido trazar siquiera un bosquejo de su magnificencia. Aquellos que de el fastuoso prodigio han tenido conocimiento, hablan de el brillo del cristal más puro, magníficos jardines cuyos dibujos atrevidos han sido trazados por un mágico compás; más cercanos a nuestros días, hay quien ha vuelto insistir tratando de encontrar una certera descripción, sin conseguir sino un reflejo como el que percibe en su mente el ciego que conoce un cuadro con sus dedos: Maravillosas torres, resplandecientes almenas, radiantes frontispicios y relucientes columnas. Pero este celestial lugar tenía un fin. Debía acoger entre sus paredes sin cemento un hogar, una acogedora morada para que floreciera el amor entre las dos especies de seres más queridas de la Creación. Atland previó lo que sucedería de dejar el acceso abierto a la curiosidad del descubridor humano, y estableció que sólo a lomos de caballos alados o dragones pudiera penetrarse en el recinto, guardado por pétreas fieras y bestias que cobraban vida según los deseos expresado por Atland por medio de un cetro de oro, tatuado de legendarias runas. La profecía estaba escrita. Se grabó en el frontispicio de un viejo dolmen, hoy desconocido y vergonzosamente cubierto por un vertedero de los humanos.

LA MUERTE DE ATLAND

Fue el mismo Encantador de las Cumbres quien talló con golpes de palabras mágicas el texto de la profecía en la roca del dolmen, pero al parecer, brotaron lágrimas de sus ojos mientras lo hacía, y por eso hoy el dolmen se deshace bajo toneladas de escombros y deshechos. Lloraba Atland porque a veces, conocer hace sufrir, y él escribía en una piedra su propio final. Apiadados los dioses de la pena que embargaba el corazón del viejo, fiel cumplidor de sus divinos deseos, ordenaron a las tres Moiras que entretejieran una cruel venganza con los mismos hilos de la muerte y del asesino de Atland, y así quedó escrito en el Tapiz del Destino.
(Leyenda de Aragón - España de origen Élfico)
Alberto Zambade
Todos los derechos reservados Copyright 2007

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Una leyenda preciosa...

Saludos desde el Qué Madrid!

MaleNa Ezcurra dijo...

Me gusto esta leyenda especialmente.
Cosa seria, ser el Encantador de las Cumbres.
En la semana, si queres, te envio una de la Patagonia-Argentina de los Mapuche.

Abrazo compañero.



PD. Pasa urgente por Encendida y contame la anecdota, te encontraste con algun amigo mio :)
Soy impaciente. Ja.

El pequeño Dardo dijo...

A Malena:

Ya tienes el comentario en tu blog.

Espero esa leyenda de la que me hablas pacientemente.

Un abrazo.

------------------------------

Al Qué Madrid!:

Gracias por sus visitas..

Un abrazo

Alberto Zambade

Ana R dijo...

Me dejaste sin palabras y con un gracias en mayúsculas , bailándome entre los dedos.Y no me parece suficiente.Pero dicho queda: Gracias por escuchar las palabras.

Un abrazo

Ana

(Más tarde regreso a leer detenidamente esta leyenda)

Deikakushu dijo...

Es una leyenda muy bonita, y muy curiosa desde el punto de vista psicológico; viejo "naturalizado" creador de puente de unión dimensional que en el fondo conoce los peligros que esconde el ser humano... muy instructivo. Un abrazo

Corazón Coraza dijo...

Hola Dardo..cómo estás??
Que buena leyenda!! No la conocía...y me re gustó...."Encantador de la Cumbres".......
Besotesss, que sigas bien!

αŋŦỞŋ¥ ىŧ.є٧є dijo...

Hola Alberto, tus escritos siempre servirán como alimento, es muy sabroso cuando se termina de leer cada leyenda, paso por tu blog para a dejar una invitación sin compromisos para escribir un Meme, las reglas son:
- Cada jugador comienza con 8 cosas sobre las cosas de si mismo.
-Las que han sido seleccionados tienen que escribir en su blog sus 8 cosas sobre si mismos y escribir las reglas.
-Al final de tu escrito tienes que seleccionar otras 8 personas (blogueros) y escribir sus nombres y blogs.
-No te olvides de dejarles un comentario (que han sido seleccionados para este juego y leer tu blog).
No es obligación seguir con el juego, pero la idea es conocer un poco más.
Recibe un abrazo de mi parte y no olvides leer mi bitacora con 8 datos de lo que me gusta.

Valkiria dijo...

Dicen que Atland era una especie de elfo.
Debe ser cruel escribir tu propio destino y saber que el final está próximo y la muerte te pisa los talones.
Preciosa leyenda
Un beso, Dardo, desde el mundo de los sueños.

El pequeño Dardo dijo...

A Ana R.:

Soy yo el que se quedó sin palabras y al que se le encogió el corazón al leer el post que publicaste con tantos latidos que parecen no escicharse a simple vista. Por ello me dejé llevar por mi corazón y de hay salió la idea de publicártelo en un diario de la repercusión mediática como El País. Es placer también es mío. Me encantó que te encantase.

El pequeño Dardo dijo...

A Deikakushu:

Gracias por el comentario constructivo. Siempre tan observador. Realmente es una leyenda de esas que esconden en su interior alguna moraleja. Es instructiva y a su vez ejemplar, por eso la busqué y os la traje. Para que todos sepamos y veamos en ella un ejemplo, un sentido, un aporte más a nuestros conociemiento. Gracias por seguir ahí.
-----------------------------
A Valkiria:

Y así es. Era un elfo de las cumbres y con el tiempo fue un Mito, no como Alexandros de Máximo Manfredi, pero si una leyenda que ha transpasado los úmbrales más oscuros del tiempo. Gracias por estar ahí.

El pequeño Dardo dijo...

A Corazón coraza:

Hola!! Qué tal?? Hacia tiempo que no te veia por mi rincón. Qué tal está la Luna? jeje. Bueno nunca de acostarás sin aprender una cosa más. Gracias por tu visita.

-------------------------------
A Antoni Steve:

Bueno Poe te agradezco que me visites desde tu otro blog, que por cierto es muy lindo.
Buena literatura, animo a todos a que lo leais, es interesante..

Gracias amigo por tu constancia.

Luna De Abril dijo...

Hola Dardo...todo bien! Gracias por visitar "el otro lado" jeje....sos bienvenido cuando quieras! Me olvidé de decirte...!!¿conocés a Ricardo Arjona?? Si querés escuccharlo.....pasate por el Auditorum del QUE! Y ATODOS LOS QUE QUIERAN VISITARNOS.... SON MUY BIENVENIDOS EN:

http://www.quediario.com/blogs/21547

jejej...bueno..ya pasé el chivo.....:)
pastae DArdo...y cuando puedas ya sabés que taría bueno que participes...
Besotess!!

MaleNa - La Porteña dijo...

Quiero decirte que simplemente me emocione, son esas cosas que hacen que la vida sea mas bella. Gracias.

Te abrazo compa�ero y buen fin de semana.

glauca dijo...

Muy curiosa leyenda, muy hermosos los elementos utilizados en la construcción del palacio:
"aire, fuego, tierra y agua; humo, viento, roca y lluvia;
palabra, lágrima, pétalo y música; hilos de luz de sol y de luna".
Triste resulta pararse a pensar que todo éste mágico mundo que el hombre, con su sabiduría, es capaz de embellecer, sea capaz también de destruirlo....y ATLAND era consciente de ello, conocía ese fatídico y lamentable final, de ahí su enorme dolor.


Gracias Dardo por tus palabras en mi espacio y por reconocer lo que hay más allá de ellas.
Mi link lo varié ligeramente pues necesitaba de mutismo al sentirme desbordada e incapaz de visitar, leer y comentar. Poco a poco intentaré retomar la actividad.
Un abrazo.

El pequeño Dardo dijo...

A Luna de Abril:

Muy grata tu invitación quizá me acabe dejando caer un rato por el rincón que me indicas y escucho algo de música, que a veces viene genial. Me gustaría participar pero el trabajo me apremia demasiado. Dulces besos luneros.
-----------------------------

A Malena:
Que bueno es emocionarse con lo que uno siente alegría, Realmente es una sensación extraña y maravillosa ¿Verdad?
Gracias por dejarte leer de nuevo en mi rincón. Espero tu leyenda.. Besos.

El pequeño Dardo dijo...

A Glauka:

Sólo con ver que estás de nuevo por aquí me alegra y más al leer tus maravillosos razonamientos. Un abrazo fuerte y a seguir escribiendo con fuerza. Siempre hay un Dardo que te lee atentamente.

αŋŦỞŋ¥ ىŧ.є٧є dijo...

Gracias Alberto por difundir el InTeraCCión Xterna, recién empecé en la narrativa aunque ya haya recibido varios comentarios personales, me agradaría recibir más para ver las cosas que me faltan y sobran.

Un saludo muy grande desde Perú.

Ana R dijo...

Maravilloso poder el de las leyendas que aún hoy consiguen envolvernos en su magia.En su magnificencia literaria-Yo he estado en el Monte perdido , en Navarra...no vi palacios pero sí me embargó una sensación ,en su cumbre, indescriptible.

Hice un desastre en mi blog...pero ya estoy aquí , de nuevo.Y de nuevo eternamente agradecida.

Un abrazo

El pequeño Dardo dijo...

A Antony Steve:

Te diré no hará que te promocione a través de mi blog puesto que los artistas de las palabras se promocionan por sí sólo y tú ya lo has conseguido hace tiempo. De todas formas invito a todo el que quiera conocer otra forma de narrar historias que lea a Antony Steve es una esperiencia diferente y gratificante.

-----------------------------
A Ana. R:

No hay nada que agraceder querida amiga. Simplemente hice lo justo, lo que me pidió el corazón. Y sobre la leyenda es mágica. Pero si capacidad para envolver al lector es increible. Yo la descubrí hace tiempo y me dejó como a ti, con una sensación extraña pero tremendamente dulce. Gracias por seguir ahí.