10 de julio de 2006

Leyenda de la Calle del Lazo, en Madrid.

Hola Lectores:

Si queréis publicar algo en mi blog para que lo vean los demás, enviármelo al e-mail: alberto.zambade@hotmail.com y en breve será publicado.

Saludos del Dardo

Leyenda de la Calle del Lazo, en Madrid
C/ del lazo. (entre Espejo y de la unión)
Fuente: Leyendas de Madrid

Cuenta la leyenda, que el rey Alfonso X (siglo XIII), regaló un bello lazo de oro a su enamorada María Dalanda. El rey Alfonso X, sospechando que su amada tuviera otro amante, mando que la vigilasen.
Una noche se encontró un joven muerto, dicen las malas lenguas que dicho joven llevaba el lazo de oro que le había regalado el rey, confirmando así la infidelidad.

Otra leyenda que dio el nombre a esta calle fue la aparición en el arroyo de San Ginés de un gran lagarto que estaba atemorizando a los vecinos, estos se reunieron y dispusieron dar caza al lagarto colocando una trampa y finalmente ponerle un lazo.
Firma: Alberto Zambade

3 comentarios:

felicidadfelicidad dijo...

Dardo, cómo surgen las leyendas? son rumores quizas que duran siempre...

El pequeño Dardo dijo...

Quizás son más que rumores, en algunas son recuerdos de un tiempo perdido, en otras simples fabulaciones y en las más conocidas son tradiciones de culturas perdidas u escondidas en la grandeza del paso del tiempo, aquel paso que todo lo borra o lo arropa en su confín y que el ser humano es el encargado de volver a rescatarlas.

Es, a modo de ejemplo, como descubrir aquella caja marrón de los recuerdos, que se donan en los portales a gente que lo necesita. Es su interior seguro que están tus raices, tu cultura y tu forma de ser, y dándola a conocer a los demás, estás dando a conocer tu leyenda.

Cuántas veces habré visto un cartel en el portal del piso de mis padres donde se colgaba la hora de recogida y el día,cuántas leyendas recorren cada rincón de este mundo, incluso hay una cosa que siempre tengo claro a la hora de definir qué es una leyenda. Para mí una leyenda es como la vida de una persona, cada vida interior de cada persona lleva escrita una leyenda que lucha cada día por ser contada.

Las leyendas pertenecen a un mundo más allá del real y te hacen ver la vida desde un punto distinto a lo habitual. Yo quizás me comprometa demasiado con ellas, también porque ansío pertenecer a aquel mundo fantástico, más que perecer en este mundo triste y real que nos ha tocado vivir.

En el mundo de las leyendas si quieres no existe el dolor. Existe y se dibuja lo que tu quieres que pase, de la forma que quieres que pase, sin que nadie te lo impida.

Las hay reales, pero sinceramente me gustan más las imaginativas.

Gracias por el comentario.
Espero haberte ayudado.

Saludos del Dardo

felicidadfelicidad dijo...

yo prefiero las leyendas reales. No podemos vivir en un mundo fantastico y eso es tan triste que mejor no conocerlo.